Guía de Productividad – Cómo Ser Productivo Como Un Millonario

Guía de Productividad - Cómo Ser Productivo Como Un Millonario

¿Sabes cuál es la gran diferencia entre tu productividad y la de los millonarios?

No es dinero. No es influencia. No es el tamaño de la empresa. No es el número de colaboradores. No es el país o la ciudad. 

Es como cada uno administra su propio tiempo. 

Tiempo es el recurso más escaso y más valioso de mundo. Cuando pasa, no vuelve. 

La verdad es que todos tenemos 24 horas para llenar nuestro día, inclusive, los millonarios. 

Te digo algo: la forma como ellos administran el tiempo es la solución que estabas buscando, en el caso que quieras aumentar tu productividad y la de tu empresa. 

Usar el tiempo de manera correcta es la mejor estrategia para ser más productivo. 

Tal vez ya hayas pasado por eso: te dedicaste días, te desvelaste noches enteras para concluir un proyecto, y al final, continuaste insatisfecho con el resultado. 

Eso se debe a que no estabas siendo productivo – estabas solamente perdiendo tiempo, dinero y calidad de vida. 

Después de leer este artículo, no vas más a sentir que las horas están pasando y que estás perdiendo tu precioso tiempo. 

Con tan sólo tres pasos sencillos y fáciles de aplicar, vas a estar preparado de una vez por todas para alcanzar niveles de productividad como nunca antes. 

Tu equipo y tú van a sorprenderse de cuán poderoso es todo lo que voy a decirte en las próximas líneas para elevar la productividad de tu negocio a las alturas.

  • Conoce lo que es productividad

  • Fíjate en los 25 consejos de oro para aumentar ahora mismo la productividad de tu negocio

  • Aprende a preparar tu cuerpo y tu mente para ser una persona más productiva 

Créeme: después de este contenido que te presento hoy, no tendrás más problemas para alcanzar la productividad que tanto has soñado. ¡Sólo depende de ti!

Productividad: ¿qué es? 

Productividad: ¿qué es? 

Quien tiene un negocio, ya sea en marketing o en cualquier otro campo, debe saber que tener altos niveles de productividad en el trabajo es esencial para llegar al éxito. 

Si estás aquí, probablemente es porque sientes la necesidad de ser más productivo o quieres garantizar que quien trabaja para ti aumente su productividad. 

Para que eso ocurra, debes entender el verdadero sentido de productividad. Y el primer paso es diferenciar la productividad de la producción. 

Producción es el volumen de lo que se produce. Para un fabricante de alfombras, por ejemplo, es producir el mayor número de piezas en el menor espacio de tiempo. 

Producción es usar huevos, harina, mantequilla, fermento y hacer una torta.

Es juntar los ingredientes para transformarlos en un producto final, pensando sólo en lo que hay que hacer y no en la forma cómo se hace. 

Mientras el producto tiene que ver con cantidad, la productividad está más relacionada a la calidad de lo que se produce.

Producir es sobre hacer y ser productivo es sobre cómo hacer. 

Productividad tiene que ver con mejoras y crecimiento para un negocio. Una persona que produce mucho no es necesariamente una persona productiva. 

Productividad tiene que ver con priorizar tareas. Es sobre tener eficiencia: cumplir una meta con el mínimo de esfuerzo, tiempo y dinero. Exige compromiso, estudio y planificación. 

“Hugo, ahora que lo explicaste … mi negocio se preocupa mucho por la calidad del producto o servicio. Entonces, creo que estoy en lo correcto, no necesito leer este artículo hasta el final”. 

¡Cuidado! Por más que tu empresa esté más preocupada por la calidad que por la cantidad, puede ser que no sea tan productiva como piensas. 

Te explico: una investigación realizada por el Doctor Donald Wetmore, del Instituto de Productividad, constató que se gasta tan sólo el 20% de un día normal de trabajo en actividades relevantes y cruciales 

O sea, las personas pasan el 80% del tiempo realizando actividades de poco o ningún valor. 

Eso puede estar sucediendo contigo y con tu equipo, sin que ustedes lo noten. 

Es decir, si no sigues los consejos que separé para ti en este artículo, puedes estar gastando tiempo y dinero, sin necesidad. 

Entonces, continúa por aquí y quítate de una vez el dolor de cabeza. 

25 consejos para aumentar la productividad de tu negocio

25 consejos para aumentar la productividad de tu negocio

Separé 25 consejos de oro para quien quiere elevar su productividad a las alturas. 

Una cosa te digo: probablemente estás haciendo algo de manera equivocada. 

Por eso, si quieres ser más productivo y no tirar tu tiempo a la basura, prepárate para las transformaciones que vienen. 

“Si quieres seguir haciendo lo que siempre hiciste, vas a continuar con los resultados que siempre tuviste. Para cambiar tus resultados, debes cambiar tus acciones”

Doctor Donald Wetmore

1 – No necesitas ser un workaholic 

Costumbres tales como llegar más temprano y trabajar más de lo que tu horario establece, hace mal para la salud física y mental, en consecuencia, afectan la productividad. 

Poner el trabajo por encima de cualquier otra cosa, despertar y dormir pensando en las demandas no concluídas puede causar insomnio, mal humor, en incluso, depresión. 

Eso significa que tienes vicio por el trabajo y perjudicas otros terrenos de tu vida. 

Te digo algo: no debes sacrificar tu vida para ser más productivo en el trabajo. Eso es especialmente verdadero para quien tiene negocios digitales. 

Cuando mi hermano Erico Rocha (uno de las figuras más importantes del marketing digital en Brasil) y yo empezamos a vender la Fórmula de Lanzamiento, la propuesta era que tú podrías trabajar en cualquier lugar del mundo y pasar más tiempo con tu familia. 

¡Entonces, sólo pensar en trabajo no significa éxito! 

2 – Estar lleno de demandas no significa tener más productividad

Imagina lo siguiente: es lunes, inicio de la jornada. 

Abres tu agenda de tareas y tienes tantas cosas que no sabes ni por dónde comenzar. 

De alguna manera, eso te enorgullece porque asocias tener una lista enorme de tareas con la alta productividad. 

Pero déjame decirte algo: Cuando tienes muchos quehaceres, no es que estés siendo productivo, solamente estás ocupado. 

Vivir ocupado puede significar, inclusive, que no estás sabiendo organizar tu tiempo de la forma más eficiente. 

Los chances son que no vas a hacer nada bien. Mi consejo es: no intentes abarcar el mundo. 

3 – No vivas en función de las emergencias

Sí, a veces suceden cosas inesperadas. 

El email da señales de una demanda urgente, o el teléfono suena para atender una situación que no puede esperar. 

Pero si tu día se basa en atender demandas que surgen a última hora, lo que ya habías programado quedará a un lado. 

Apagar incendios no puede estar en tu lista de actividades diarias, o sea, tú tíenes tus atribuciones y tu agenda cotidiana. 

Si no, el fin de semana vas a verificar lo que hiciste en la semana y verás que no produjiste nada, sólo te dedicaste a resolver contratiempos.  

4 – Hacer pausas es fundamental

25 consejos para aumentar la productividad de tu negocio

Yo nunca leí The Shining de Stephen King, pero vi la película basada en la otra y dirigida por Stanley Kubrick (peliculaza, inclusive).

Una de las frases más fuertes del largometraje es "All work and no play makes Jack a dull boy"

Esta significa que sin tiempo libre, llegas a convertirte en una persona fastidiosa. O en el caso de la película, mentalmente desequilibrado. 

La verdad es que no somos máquinas de productividad. No conseguimos pasar una jornada entera con el mismo nivel de concentración. 

Por ello, cuando sientas que tu cuerpo y tu mente necesitan unos minutos de ocio, respeta esas señales. 

Por ejemplo, si estás leyendo un texto y quieres volver a la frase anterior después de cada punto final, es mejor parar un ratito. 

Levántate a tomar um café, da una vuelta por el espacio para que la sangre circule y llena tu botella de agua. 

Aunque sea por unos 5 o 10 minutos haz una pausa y deja que tu organismo descanse. 

Lo más importante: no se sienta culpado por hacer pausas durante la jornada de trabajo. 

5 – Organiza tu espacio

A lo mejor ya entraste a un cuarto, una sala o cocina y te molestaste, pero no supiste decir el motivo. 

Probablemente el ambiente estaba desorganizado. 

Puede parecer algo insignificante, pero el ambiente influencia directamente en tu productividad. El cerebro sufre estrés a causa de la desorganización y tiene dificultades para concentrarse. 

Mantener el ambiente limpio, ordenado, positivo y preparado para el trabajo provoca menos estrés y evita distracciones. 

Atención a aquellos que son home office: el reto para quien trabaja en su casa es mantener el foco, pues está rodeado de muchas “tentaciones” como la televisión o la cama. 

Entonces, una alternativa es salir del ambiente doméstico. Puede ser a una cafetería o a un espacio de coworking, por ejemplo. 

6 – No todo el mundo funciona de 8 a 5

Me encanta despertarme temprano, pues produzco mucho por la mañana. Pero después del almuerzo…se me complica mantener el foco en aquellas actividades que demanden más concentración. 

A media tarde todo vuelve a lo normal, pero voy tener que pasar penas si tengo que desvelarme durante la noche trabajando o estudiando. 

Por otro lado, conozco a mucha gente que tiene picos de productividad en la madrugada.

La verdad es: todo depende de cada organismo. 

Para que descubras cuál es el momento más productivo del día, la mejor forma es probar. 

Si es posible, adapta tu horario de trabajo para aprovechar al máximo tus picos de productividad. 

7 – No comiences tu día con prisa

Imagina que acabas de conocer a una persona interesante. 

No te has ni presentado como se debe y ya vas directo al grano. 

Esto vale para muchas cosas en la vida: si haces todo corriendo, tarde o temprano las cosas no van a salir bien.

Lo que puede significar un descenso en tu productividad. 

Siendo así, despiértate más temprano y no salgas corriendo al trabajo. 

Si comienzas el día a un ritmo frenético, tu cerebro no logra entender lo que está pasando. 

Levántate con tiempo para tomar un buen desayuno, ver un video en YouTube o un episodio de tu serie favorita, o incluso, para no hacer nada por algunos minutos. 

Por ejemplo, a mi me gusta practicar Crossfit tempranito porque siento que me ayuda mucho (voy a hablarte más sobre esa actividad física al final de este artículo). 

Haz el test y cuéntame después en los comentarios: levántate 30 minutos más temprano, toma un buen desayuno y haz las cosas con calma. 

Vas a notar cómo aprovechas mejor el día, te preparas bien y aumentas tu productividad. 

8 – Identifica cuánto tiempo pasas en cada tarea 

25 consejos para aumentar la productividad de tu negocio

Haz una prueba: ¿cuánto tiempo te tardas en bãnarte? Si lo mides con el cronómetro, puede ser que el resultado te sorprenda. 

Lo mismo sucede con las demandas de trabajo. 

Te digo algo: dejamos las demandas importantes para después porque “sólo toma una hora para hacerlo” – pero esa hora fácilmente se transforma en 2 o 3. 

Ya sea continuar aquel proyecto, encontrarte con un cliente, grabar un video, actualizar las redes sociales de la empresa..

“Hugo, ¡pero yo no puedo estar cronometrando todo lo que hago!”

Yo sé, para eso existen herramientas que lo hacen por ti, como RescueTime

Esa herramienta te ayuda a identificar cuánto tiempo te tardas en realizar cada actividad.

De esa manera, tendrás la dimensión de cómo invertiste tu tiempo y lo podrás gerenciar de forma más eficiente.

9 – Divide tu tiempo en ciclos

Ese consejo tiene todo que ver con lo que te dije antes y te va a ayudar a administrar tu tiempo de forma eficaz.

Voy a explicarte dos técnicas sensacionales para emplear mejor cada segundo.

La primera de ellas es la Técnica Pomodoro que consiste básicamente en dividir tu demanda en ciclos y mantenerte enfocado en uno de ellos. 

Tú terminas un ciclo cuando te concentras en él durante 25 minutos seguidos y haces una pausa de 5 a 10 minutos. 

Después de cuatro ciclos, puedes aumentar el tiempo de pausa para 15 o 30 minutos. 

Y la segunda estrategia es trabajar 90 minutos seguidos. 

Un estudio desarrollado por la Universidad de la Florida observó a dos profesionales de élite, como atletas, actores y constató que estos realizan tres ciclos diarios de 90 minutos y por eso tienen un desempeño alto. 

O sea, raramente trabajan más de 4 horas y media al día. 

La verdad es que durante el día, pasamos de un estado de alerta a la fatiga, cada 90 minutos, por ello esa técnica es tan eficaz. Utiliza al máximo los picos. 

No es cuánto tiempo te la pasas trabajando, sino la calidad de ese tiempo. 

Tanto para la Técnica Pomodoro como para los 90 minutos, puedes usar el Tomato-Timer.

Con dicha herramienta es posible ajustar el tiempo productivo y el tiempo de pausa. 

Lo bueno es que toca un pito cuando el tiempo termina, entonces, no pierdes ni un sólo segundo. 

10 – Enfócate en la solución y no en el problema 

El escenario es el siguiente: son las 10 de la noche de un domingo. Estás conduciendo en una calle de poco movimiento. Se pincha el neumático de tu carro. 

Captar la señal para el celular, no será nada fácil. Cambiar neumáticos, no es precisamente una de las habilidades que posees. 

Tienes un problema. Ya ocurrió. El problema está allí. 

Pensar en él no va sacarte del mismo lugar. Centrarte en el problema puede causarte bloqueo e impedir que veas soluciones. 

La manera como enfrentas una situación (si a través del problema o de la solución), se relaciona con el mindset de crecimiento

Mindset es la forma de pensar de una persona, como ve y reacciona ante las cosas de la vida. Su mentalidad. 

Según Carol Dweck, autora de Mindset – la nueva psicología del éxito, hay dos tipos básicos de mindset – el fijo y el de crecimiento. 

El fijo se basa en la creencia que la inteligencia es estática y limitada a los talentos que se tienen desde la cuna, o sea, la capacidad que las personas poseen para realizar determinada actividad tiene origen en su nacimiento. 

Las personas con dificultad en Matemática y mindset fijo, por ejemplo, suelen creer que no hay nada que hacer – el potencial llegó hasta allí. 

Esas personas se quedan paradas en el tiempo y no avanzan porque su mentalidad no lo permite – le temen al fracaso. 

Ahora bien, los que tienen mind set de crecimiento le hacen frente a los retos como una oportunidad de evolución. 

El mindset tiene influencia directa en los resultados de nuestras acciones (incluso, es posible hacer pruebas online de mindset). 

Luego, centrarte en la solución de los problemas es característica de quien tiene mindset de crecimiento y pretende evolucionar con las dificultades. 

11 – Un objetivo es constituído por metas

Yo soy casado hace algunos años y sé que la planificación de un casamiento se resume en seguir pasos, metas y subir un escalón por vez. 

Si mi esposa y yo hubiéramos escrito “planear nuestro casamiento” en la lista de quehaceres, no habríamos avanzado. 

Porque “planear un casamiento” es un objetivo macro, compuesto por varias metas, tales como escoger a los padrinos, hacer la lista de invitados, decidir el lugar, la comida, la música, el vestido, en fin. 

Entonces, cuando delimites las demandas que vas a cumplir durante el día, trata de detallarlas para que logres ver con claridad lo que debe hacerse. 

Esta es una mala lista:

  • hacer campaña

  • terminar la presentación

  • organizar gavetas

Esta es una buena lista:

  • definir el público objetivo de la campaña

  • definir los dolores del público objetivo

  • definir la inversión de la campaña

  • colocar imágenes en los slides de la presentación

  • revisar slides de la presentación

  • tirar papeles viejos a la basura

Una lista de tareas con más pormenores va a ayudarte a organizar mejor tu tiempo, y a darte cuenta si es una lista realizable o no durante ese día o semana. 

Atención: las metas que definen tienen que ser posibles. Nunca vas a concluir una lista de metas imposibles, como hacer 10 proyectos gigantescos en una semana. 

12 – Pon atención a los sonidos

25 consejos para aumentar la productividad de tu negocio

No sé si ya viste Baby Driver (2017, dirigido por Edgar Wright, (te lo recomiendo).

El personaje principal, Baby, es el conductor de los criminales que se dan a la fuga. Una característica que llama la atención es que siempre usa auriculares. 

Las músicas que Baby escucha funcionan como combustible a la hora de conducir. 

Lo mismo sucede con tu cerebro cuando aprovechas los sonidos para trabajar. Hay gente que prefiere los lugares ruidosos, a otros les gusta algo más tranquilo. 

Te digo algo: evita el silencio. Las melodías activan la sensación de placer, y en consecuencia, activan la productividad. 

Muchas personas que escuchan música mientras trabajan presentan resultados mejores y más precisos que los demás.

Otra forma de mantener tu cerebro activo usando sonidos es con white noises. 

White noise (o ruido blanco) es un sonido que se mantiene en la misma frecuencia, como la lluvia, la radio o la TV fuera del aire, el ventilador, el avión….

Puede usarse para estudiar, concentrarse, en el trabajo, e inclusive, a la hora del sueño (para dormir, el de la lluvia es buenísimo). 

13 – Ten rituales para preparar tu mente

Los rituales son una forma de mostrarle a tu cerebro que una actividad va a empezar. 

Por ejemplo, ponerte los tenis antes de una actividad física, o tomar un té antes de acostarte. 

Eso también es válido en la vida profesional: pequeños hábitos como tomar un vaso de agua, una taza de café o poner una música específica antes de comenzar el día de trabajo. 

Como ya lo mencioné en este artículo, mi ritual es hacer Crossfit bien temprano, antes de trabajar. Es así que me preparo para el día que tengo por delante. 

En caso que te parezca muy difícil crear un hábito como los que cité, ten calma: al principio es así. 

Nuestro cerebro necesita 30 días de seguidos de actividad para construir un hábito. Entonces, da un paso a la vez y descubre cuál hábito funciona mejor para ti. 

14 – Organiza tu día

Tú puedes tener una memoria increíble, recordar el color y el modelo de la camiseta que usaste el primer día de tu primer empleo. 

Pero confiar solamente en tu memoria para recordar todas las demandas del día es correr el riesgo de equivocarte. 

Para ayudarte a organizar tu día, puedes usar:

  1. Agendas físicas ou post-its (papel autoadhesivo de varios colores tamaños y formas)

Escribir con tu puño y letra las actividades que tienes que cumplir, activa el cerebro y te ayuda a memorizarlas.

  1. Agendas online, como  Google Agenda

Lo bueno es que la tienes en la palma de la mano y te da los avisos de cada uno de tus compromisos diarios, semanales, mensuales. .

  1. Planillas

Por ejemplo, mi equipo de Klickpages (KP) tiene una planilla de control de las actividades semanales. Así todo el mundo se entera de las tareas que cada uno está haciendo. 

  1. Aplicaciones y herramientas

Como Google Drive, Trello, Evernote, Slack

Mi consejo es: organiza tu semana el viernes, antes de terminar el día, o el lunes temprano. 

Si no quieres llegar todas las mañanas al trabajo sin saber qué hacer, (pues así se pierde tiempo), mantén tu agenda organizada 

Eso le ayuda a tu cerebro a prepararse para lo que viene. 

Otra manera es organizar todas las informaciones en un sólo lugar: por ejemplo, si escoges Slack como herramienta de comunicación interna de la empresa, no mandes informaciones por email. 

Si usas muchas herramientas, tus archivos, documentos y conversaciones van a estar desorganizados. 

Vas a perder tiempo buscando y por ende tu productividad disminuye. 

15 – Evita las distracciones al máximo

Aunque vivas aislado del mundo, sin acceso a internet, sin personas a tu alrededor, las distracciones siempre encuentran una manera de aparecer. 

Es prácticamente imposible librarse de ellas, pero puedes evitarlas:

  1. Celular

Mantén tu celular en el modo avión o desconectado y revisa las notificaciones cuando hagas una pausa, nunca durante el horario productivo.

Preferiblemente, pon tu aparato con la pantalla hacia abajo y resiste la tentación de “ver la hora” cada 10 minutos. 

  1. Redes sociales

El Facebook y el Instagram (personal) no son buenos aliados para la productividad. 

Juras que vas a darle sólo una miradita por 5 minutos, y cuando te das cuenta, fueron horas de desperdicio de tiempo.

Ahora bien, quien necesita trabajar utilizando las redes sociales, un buen consejo es usar News Feed Eradicator porque este bloquea tu feed de noticias y te ayuda a economizar tiempo

  1. Email

Revisar los emails, no debe ser parte de tu demanda del día, porque puedes perderte en medio a tantos mensajes en tu bandeja de entrada. 

Aparta un momento del día para revisar y responder tus emails.

Puedes usar el Batchedinbox para configurar las notificaciones de emails en horarios específicos, por ejemplo, de las 2 a las 8 pm. 

  1. Compañeros de  trabajo

Separa los momentos para socializar – en la pausa que haces para el cafecito – o durante tu intervalo de almuerzo. 

Evita conversar o poner atención a quien charla a tu lado durante las horas productivas. 

Si alguien intenta interrumpirte para conversar, dile la hora en que harás una pausa para que puedan hacerlo. 

  1. Pestañas en el elevador

No dejes muchas pestañas abiertas porque vas a tratar saltar de una a la otra y pierdes tiempo de productividad. 

Bonus: El video Speed Controller funciona para acelerar la velocidad de los videos que ves. Lo bueno es que puedes adaptarlo como quieras. 

La gran ventaja es que obligas a tu cerebro a poner mucha atención al video para no perder ninguna información importante en razón de la velocidad. 

Eso te ayuda a mantener la concentración y disminuir las distracciones. 

16 – Las reuniones son ladronas del tiempo 

Puede parecer sin sentido, ya que las reuniones son tan comunes en las empresas, pero ellas gastan un tiempo valioso. 

No me mal entiendas: Sí, las reuniones son importantes. Pero no siempre. 

Hazlas cuando sea estrictamente necesario y estipula su duración. 

Créeme: la mayoría no debe durar más de 30 minutos. 

Si estás acostumbrado a permanecer  2 o 3 horas en una reunión, disminuye el tiempo poco a poco hasta llegar a una hora o menos. 

Invita únicamente a quien debe estar allí. No gastes el tiempo de otra persona sin necesidad. 

Bono: Haz reuniones en pie. Así, todo el mundo tiende a ser más objetivo y dice lo que es relevante. 

17 – Tareas más importantes en primer lugar

Entre actualizar planillas llenas de números y fórmulas o responder un email, ¿qué parece ser más interesante?

Yo diría que el email, porque es más fácil. 

Si sueles hacer tareas más fáciles y menos importantes primero, no eres el único. Pero estás cometiendo un error. 

Si juntas todas las tareas más sencillas, verás el tiempo que perdiste. 

En las primeras horas del día, prioriza las tareas más complicadas e importantes, pues es cuando tienes más energía. 

Si lo dejas para el final del día, vas a esta estresado y tendrás más dificultades de concentración. 

18 – Encuentra tu motivación

¿Cuál es tu objetivo? ¿Por qué te levantas todos los días para trabajar? ¿Cuál es tu combustible que te permite continuar?

Descubrir lo que te motiva, a dónde quieres llegar y si estás en el camino correcto, son puntos importantes para mantener tu productividad en las alturas. 

No hay brillo en los ojos de quien no siente placer al trabajar, no tiene un motivo para ser una persona productiva porque no encuentra un propósito, ni un sentido en lo que hace.

19 – Multitareas es una gran ilusión

Si quieres disminuir tu productividad en un 40%, la multitarea es el camino. 

Pues cuando haces varias cosas al mismo tiempo, la verdad es que estás cambiando de una tarea a la otra, sin concluir ninguna con el máximo de rendimiento. 

Es como conducir usando el celular al mismo tiempo. Es imposible poner el 100% de atención a las dos acciones simultáneas. 

Para quien es suscrito a Netflix, en el catálogo hay un documental de la National Geographic llamado Brain games

Muestra la forma como ponemos atención al mundo a nuestro alrededor. 

El resultado refuerza lo que ya mencioné aquí: los seres humanos somos incapaces de poner atención a más de una cosa al mismo tiempo. 

Entonces, ser multitareas es una ilusión. No es nada más que interrumpir constantemente una tarea para hacer otra. 

Por lo tanto, si quieres tener altos niveles de productividad, comienzo una tarea cuando la otra está finalizada. 

20 – Alcanza el estado de flow

Todo lo que te dije hasta ahora es bien útil para quien quiere aumentar su productividad. 

Pero tal vez la cosa más eficaz sea el estado de flow

Ese es un concepto creado por el psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi y significa estar completamente inmerso en una actividad. 

Y cuando parece que nada más existe fuera de aquel preciso momento, puedes llegar a olvidarte de comer y dormir, de tan centrado que estás. 

A lo mejor ya hayas pasado por eso: estabas tan concentrado en algo, que te asustaste cuando alguien se te acercó. 

Alcanzar el estado de flow no es tan fácil, pero con todos los consejos que te di vas a lograrlo 

21 – No te pierdas con el exceso de informaciones. 

Aunque no lo creas, nunca habíamos leído tanto como hoy. 

El celular suena a cada instante, las noticias se publican en tiempo real. 

Si paras de producir cada vez que aparezca algo en internet, realmente no vas a hacer nada.  

Tal vez ya hayas hecho una investigación sobre qué es marketing y terminaste en un canal de YouTube que habla sobre turismo. 

Es muy fácil perderse en un mundo de informaciones interminables. Por eso, concéntrate en lo que estás buscando. 

22 – El monstruo de la procrastinación

Vuelve a los tiempos de escuela por un minuto. 

¿Tú estudiabas todos los días después de las clases, o dejabas que las materias se acumularan hasta un día antes de la prueba?

Si eras como prácticamente toda la gente que conozco (inclusive yo mismo), elegía la segunda opción. 

El escritor Tim Urban explicó en una palestra cómo la procrastinación funciona 

Para Tim, es natural que los seres humanos procastinen/posterguen porque el cerebro está en busca de recompensas inmediatas, como ver un video divertido o pasar horas en los Stories de Instagram. 

Por esa razón, probablemente tú dejabas para estudiar horas antes de los exámenes. 

La necesidad de recompensas inmediatas funciona más o menos así:

¿Por qué hacer un trabajo poco a poco, si puedo dejarlo para última hora?

Fíjate: ¡Debes comprometerte contigo mismo porque quien va a sufrir las consecuencias de la procrastinación eres tú!

Para evitar la procrastinación:

  • divide tu tiempo en ciclos

  • comienza tu día por la tarea más importante y compleja

  • haz una lista de quehaceres detallada

  • ponte plazos

La procrastinación tiene todo que ver con el siguiente consejo… 

23 – El error no es tu enemigo

Piensa en un bebé de unos 10 meses de edad. Probablemente va a estar gateando, tal vez ensayando sus primeros pasos (y claro, cayéndose una y otra vez). 

Va a necesitar un buen tiempo para dar paso firme. 

Después de errores y aciertos, de caer y levantar muchas veces, los bebés se sienten seguros para caminar – y empiezan a aprender a correr.

Es un proceso. Por ello, no tengas miedo de equivocarte. Eso puede convertirse en una excusa para no ser productivo. 

Lo hecho es mejor que lo perfecto.  Los perfeccionistas son grandes procrastinadores. 

Quien le teme al error puede estar saboteando su propia creatividad

Te digo algo: tu nunca sabrás todo sobre determinado asunto. Siempre hay algo nuevo que aprender. 

Luego, pon en práctica lo que ya sabes y vas aprendiendo más en el camino.  

24 – No te exijas tanto

Cuando te exiges mucho, la tendencia es que te trabes y no logres hacer nada. 

Te digo algo: no vas a estar todos los días en tu pico de productividad. Es normal tener altos y bajos. 

Algunas semanas van a ser más productivas que otras – y no hay nada de malo en eso. 

Es normal distraerse, lo importante es saber cómo volver de la distracción y retomar el trabajo. Es normal estar triste, enojado – sólo no debes dejar que ese sentimiento te consuma. 

25 – Pedir ayuda no es debilidad

Si tú crees que pedir ayuda es síntoma de debilidad …. reflexiona. 

Imagina que tienes dificultades de hablar en público y necesitas dar una conferencia o presentar un seminario. 

Uno de tus compañeros de trabajo es muy bueno en esas cosas. Puedes intentarlo sin su ayuda, y obtener un resultado malo o mediano, o pedir ayuda y sorprenderte con tu desempeño. 

No hay motivo para romperte la cabeza tratando de hacer algo tú solito, cuando hay alguien a tu lado que puede ayudarte. 

Puedes pedir ayuda cuando:

  • tienes dificultad en un punto específico

  • te sientes sobrecargado 

A cambio: Hoy tú pides ayuda, mañana ayudas a alguien. Eso hace que los resultados sean increíbles. 

Productividad también depende de la salud física

Puedes seguir todos los consejos que te di hasta ahora, pero no pierdas de vista que tu desempeño puede perjudicarse si tu cuerpo no está preparado. 

Por eso, te traje unos consejos extra para que estés al día con tu cuerpo y tu mente. 

  1. Mantener una buena postura

Tú no eres el Jorobado de Notre Dame. Cuida tu postura cuando estás sentado y de pie. Si te duele la columna es porque algo hay allí. 

  1. Tomar agua

Sin agua, tus órganos no funcionan correctamente. Si estás hidratado de la cabeza a los pies, tu desempeño va a aumentar.

  1. Alimentarte bien

Si comes bien, tu cuerpo funciona como se debe. Sin una alimentación balanceada, el organismo sufre desequilibrios. 

Comer bien significa tener más energía y disposición para cumplir con las demandas del día. 

  1. Dormir bien

Tener una buena noche de sueño es fundamental para mantener el metabolismo funcionando y enfrentar el día, e incluso, para prevenir enfermedades como la depresión y la diabetes. 

Lo ideal es dormir 7 horas como mínimo. Si tienes la costumbre de desvelarte trabajando, estás afectando  tu productividad. 

Si no descansas lo suficiente, tu rendimiento disminuye. 

  1. Siestas diurnas

Sé que no todo el mundo logra seguir ese consejo, pero es comprobado que las siestas durante el día ayudan a mejorar el desempeño. 

Si es posible, duerme al menos 20 minutos después de almuerzo. 

  1. Hacer actividades físicas

Cuando no hago Crossfit, siento que mi cuerpo reclama. La actividad física es muchas veces una terapia, una forma de liberar las tensiones del día. 

Los ejercicios mejoran la condición física y mental, te dan más disposición, previenen enfermedades. 

Principalmente para quien pasa muchas horas sentado, es fundamental moverse. 

  1. Ducharse por la mañana

Piensa bien: tu cuerpo pasó por lo menos 7 horas en reposo, cómodo debajo de las frazadas. 

Si te duchas inmediatamente después de despertarte, tu organismo va a estar listo para hacerle frente al día.

Un cuerpo en alerta produce mejor. 

  1. Haz estiramientos

Principalmente para quien permanece mucho tiempo sentado, hacer estiramientos es una forma de activar la circulación, evitar dolores en la espalda y los músculos. 

  1. Arregla tu cama al despertar

Parece una tontería, pero arreglar la cama es un pequeño paso que le muestra a tu organismo que un nuevo día va a empezar. 

Es un ritual que desencadena reacciones positivas. Quien hace su cama por la mañana tiene la vida en orden y bajo control. 

Conclusión

Conclusión Guía de la Productividad

Estoy seguro que saber cómo aumentar tu productividad es un signo de interrogación para muchas personas. 

Pero después de este artículo estás más que preparado para aplicar todos los consejos que te di y ser tan productivo como un millonario. 

Viste qué es productividad, recibiste 25 consejos de oro para aumentar la tuya y también viste que ser productivo depende tanto del cuerpo como de la mente. 

No hay motivo para esperar: comienza ahora mismo a aplicar lo que te enseñé y vas a ver tu desempeño alcanzar niveles como nunca antes. 

Lo más importante: vas a recuperar tu tiempo. 

Cuéntame en los comentarios cuál consejo te gustó más. 

COMPARTILHE NAS REDES SOCIAIS!

Sobre o Autor

Hugo Rocha é co-fundador da Ignição Digital e do Klickpages. Já atuou diretamente nos bastidores dos maiores lançamentos digitais do Brasil. Atualmente está a frente da equipe de tráfego e crescimento da Ignição Digital e Klickpages liderando pessoalmente mais de R$ 4 milhões de reais em investimento em tráfego nos últimos 12 meses com ROI acima de 300%.