Qué es Planificación Estratégica, etapas, ventajas y cómo se hace

Qué es planificación estratégica

¿Qué es lo que no puede faltar en una buena planificación estratégica?

¿Sabes la respuesta?

¿O todavía insistes en tomar decisiones, sin objetivos y sin acciones enfocadas a cumplirlos?

Esa es una cuestión importante que no puede tratarse con negligencia en la gestión de cualquier negocio. 

En este artículo, voy a hablarte sobre planificación estratégica de una empresa, explicar cómo se hace, detallar sus etapas y presentar consejos prácticos. 

Vas a descubrir que intentar gerenciar un negocio, sin definir la estrategia, es un atajo que te lleva al fracaso. 

Recuerda que la competitividad del mercado actual exige más del gestor. 

No se pueden apagar incendios inesperados, siendo que podrían haber sido evitados. 

Es necesario tener metas y luchar por mejores resultados. 

Si crees en esta idea, la planificación táctica y estratégica debe estar a la orden del día. 

A partir de ahora, vas a aprender a usar este instrumento para garantizar un crecimiento saludable y sustentable en tu negocio. 

¿Vienes conmigo?

¿Qué es planificación estratégica?

Qué es planificación estratégica

La planificación estratégica es un proceso de naturaleza analítica, en el cual el negocio define cuáles estrategias van a aplicarse para alcanzar las metas establecidas.

Estas, a su vez, son elaboradas de acuerdo a los recursos que dispongas para poder cumplirlas.

La planificación se basa en el estudio minucioso del negocio y en cómo se lleva a cabo su relación con el mercado en el que actúa. 

Por lo tanto, pretende enfocarse en los procedimientos que generen resultados a largo plazo y en la evolución del negocio. 

En resumen, la planificación estratégica tiene el fin de intentar responder tres preguntas principales:

  1. ¿Dónde estoy?

  2. ¿Hacia dónde quiero ir?

  3. ¿Cómo voy a llegar hasta allí?

Así, ya se puede tener una idea clara, pero voy a avanzar a otros puntos para darte una visión más amplia. 

La importancia de la planificación estratégica

La importancia de la planificación estratégica

Sea tu empresa pequeña, mediana o grande, si todavía no estás planeando los próximos pasos y ejecutando las acciones correctamente, pon atención. 

Puedes estar perdiendo grandes chances de crear una ventaja competitiva en tu ramo de negocios. 

Un negocio que no planifica claramente sus acciones, no sabe lo que es alcanzar los objetivos.

En la práctica, es como gerenciar en plena oscuridad. 

Y en la mejor de las hipótesis, significa quedarse estancado. 

No importa cuál sea tu finalidad, una cosa es verdad: cualquier equipo, sin una buena planificación en manos, no logra actuar con eficacia. 

Desarrollar una visión estratégica sobre el futuro de tu negocio trae ventajas para ti y para tus clientes. 

Además de garantizarle un crecimiento robusto y estable, también contribuye a generar valor a tu público. 

O sea, todos salen ganando. 

Entonces, ¿por qué no comenzar ahora?

¡Es en el presente que se transforma el futuro!

Ventajas

Ventajas

Elaborar una planificación estratégica es muy importante. 

Acabé de hablarte sobre eso. 

Pero ¿cuáles son sus ventajas reales?

¿De qué forma tu negocio y tu marca pueden favorecerse con este instrumento?

Seleccioné algunos de los principales beneficios para reforzar aún más su relevancia. 

Optimiza la toma de decisiones importantes

Desde el momento en que la planificación está en curso, todas las acciones que serán puestas en práctica deben llevar en cuenta el aspecto estratégico previamente definido. 

Es decir, cualquier idea fuera de ese componente, debe ser descartada, pues así se evita desperdicio de tiempo y dinero en procedimientos que no generan resultado. 

Ambos son recursos sumamente valiosos para que sean empleados en medidas improductivas. 

La planificación estratégica ayuda a evitar ese tipo de situaciones. 

Estimula el compromiso de los colaboradores con tu negocio

Estimula el compromiso de colaboradores con tu negocio

Cuando los objetivos y metas son compartidos entre los colaboradores, sea cual sea su posición jerárquica, el impacto dentro del ambiente de trabajo se hace notorio. 

Esta disposición genera una consciencia colectiva.

Y el compromiso entre los involucrados es mucho mayor que en las empresas en las que el enfoque estratégico es discutido solamente a nivel de gestores. 

Pues ellos empiezan a sentirse parte de la empresa y a encontrarle sentido a las tareas a las que se dedican. 

Pero nada de definir metas inalcanzables. 

Estas deben ser lo suficientemente interesantes para que los colaboradores se motiven a trabajar fuerte – y no lo contrario. 

Mejora la relación entre la empresa y el ambiente

Como el proceso es de naturaleza analítica, durante el estudio de la organización y del ambiente en que actúa, tú logras conocer más de cerca a tu competencia. 

También puedes pensar en formas de superarlos y crear una ventaja competitiva. 

Es una actitud extremadamente saludable para quien tiene y gerencia un negocio. 

Además, al identificar los cambios del mercado con cada nueva planificación, garantizas el crecimiento constante y la empresa va adquiriendo madurez. 

La verdad es que ese el camino que debe seguirse. 

Etapas de la planificación estratégica

Etapas de la planificación estratégica

El proceso de planificación estratégica debe ser contínuo. 

¿Sabes lo que eso significa?

Al final de un ciclo de planificación, vas a crear otro, después otro, y así sucesivamente. 

Como debes haberlo notado, la creación, la implementación y la evaluación de los resultados para la toma de decisión, ayudan a tu negocio a llegar al lugar que se propuso. 

Pero para eso, una planificación estratégica básica debe contener cuatro etapas principales.

Voy a explicarte cada una de ellas. 

Análisis del escenario

En esta primera etapa se analiza el escenario en el que tu negocio se sitúa, o al cual quiere pertenecer – en caso de organizaciones nuevas.

En otras palabras, la esencia de la fase inicial es hacer un diagnóstico del mercado, tanto del ambiente interno como del externo. 

Inclusive, identificar cómo las valoraciones pueden influenciar al negocio. 

En el contexto interno, es necesario evaluar cuáles son los puntos fuertes que pueden llegar a alcanzarse y a capitalizarse en tu negocio. 

Y no te olvides de los puntos débiles, es decir, de las limitaciones que deben superarse en cualquier ambiente, sea técnico, financiero o de recursos humanos, entre otros. 

En el externo, es necesario comprender de qué manera las oportunidades y amenazas impactan el curso de tu negocio, tanto en el presente como en el futuro. 

Aquí, es la hora de llevar en consideración aspectos políticos, sociales y económicos durante el análisis. 

Más adelante voy a hablarte de una poderosa herramienta para esta etapa. 

Definición de objetivos

Definición de objetivos

La segunda etapa se concentra en definir los objetivos de la empresa. 

Dicho de otra forma, a dónde tu empresa quiere llegar. 

Para tal fin, el punto de partida debe ser el análisis de los datos históricos del negocio, como rentabilidad, facturación, gastos y su posición. 

Con esas informaciones logras proyectar metas para el futuro y trabajar con estipulaciones a largo plazo. 

Lo ideal es que los objetivos sean cuantificables, o al menos, constatables. 

De lo contrario, ¿cómo vas a saber si vas por el buen rumbo?

Sin medir, no habrá qué gerenciar, corregir o perfeccionar. 

Definición de estrategias

Esta es la etapa más creativa del proceso. 

Es el momento de planear cómo los objetivos van a ser alcanzados. 

Cómo tu empresa va a llegar a la dirección que quiere. 

Te recuerdo que cada estrategia debe estar íntimamente ligada a uno o más de dichos objetivos preestablecidos. 

Acuérdate también que esta puede modificarse siempre que haya cambios en el escenario. 

La planificación es una guía, pero no es inmutable. 

Si algo no sale como lo esperado, debe revisarse. 

Elaboración de un programa de acciones

La cuarta etapa contempla la materialización de las anteriores.

En líneas generales, este es el momento de sentarte con tu equipo, definir un programa de acciones y crear un calendario con una previsión de cuándo serán puestas en práctica. 

Ese nivel de organización es el que va a permitir que los procedimientos se ejecuten de manera racional y ordenada, permitiendo eventuales adaptaciones en la planificación.

Cuándo comenzar a planear

Cuándo comenzar a planear

Antes que nada, contesta con sinceridad: ¿conoces el ciclo de tu negocio?

Si la respuesta es sí, seguramente ya tienes una noción del momento ideal para hacer la planificación. 

En caso que la respuesta sea negativa, es la hora de analizar más a fondo tu negocio. 

Cuando comprendes su dinámica, logras definir cuándo empezar a planificar, e inclusive, a determinar la periodicidad de la planificación. 

No existe un período específico del año para planear tus acciones. 

Lo ideal es conocer el ambiente en el que actúas, e identificar la velocidad con que tu negocio varía para reconocer el momento adecuado 

Por ejemplo, empresas de tecnología y moda presentan ciclos de ventas más rápidos. 

Es de esperarse, pues los productos y servicios sufren cambios y están bajo el efecto intenso de las “sazonalidades (ventas que pueden variar durante el año, según las épocas)”. 

Luego, las planificaciones también deben adecuarse y tener esa misma urgencia. 

Por otro lado, en negocios con ciclos no tan dinámicos, la planificación está proyectada en acciones a largo plazo. 

Cómo hacer una planificación estratégica

Cómo hacer una planificación estratégica

Ahora que ya conoces las etapas de la planificación estratégica, es hora de poner las manos en la masa. 

Mira en la práctica cómo elaborar la tuya:

1. Determina la meta

Sea pequeña o gran empresa, tal como lo mencioné, es imçportante que sepas a dónde quieres que tu negocio llegue. 

¿Quieres que tu marca sea reconocida?

¿Aumentar las ventas y convertirte en líder del mercado?

La meta principal debe reflejar los resultados que necesitas obtener para que el sueño del negocio se vuelva realidad. 

2. Analiza la organización

Según lo que cité anteriormente, para que tu planificación ocupe una posición estratégica, es importante que hagas un diagnóstico interno y externo de tu negocio. 

El Análisis FODA (SWOT) es una de las metodologías má utilizadas por las empresa para evaluar ambientes y contar con insights importantes sobre la empresa/negocio. 

El término viene del inglés y puede aplicarse para identificar los puntos fuertes (strengths) y las debilidades (weakness) de tu negocio, conformando el análisis del ambiente interno. 

Para completar el diagnóstico, es posible identificar oportunidades (opportunities) y evitar amenazas (threats) que pueden impactar en el crecimiento de tu negocio. 

O sea, esta perspectiva también incluye al ambiente externo. 

Por tal motivo, afirmé que se trata de una herramienta muy poderosa. 

Se puede decir que es indispensable para la elaboración de una planificación estratégica. 

3. Determina la misión, visión y valores

Esta parte del proceso está relacionada a la identidad organizacional de tu negocio y contempla la definición de tres pilares fundamentales. 

La misión es la razón de ser de la empresa, su propósito fundamental. Debe centrarse en las características intangibles que la diferencian de la competencia. 

La visión es el sueño de la empresa, su aspiración a largo plazo. 

Ahora bien, los valores son los principios que orientan las actitudes de tu equipo para que la visión se concretice. 

Una vez claro de este asunto, dedícate a determinar cada uno de ellos. 

4. Identifica a tu público-objetivo (persona)

De nada sirve crear estratégia que no se relacionan, ni interactúan con tu audiencia. 

Por ello, la creación de buyers personas de tu negocio es esencial para que la comunicación sea efectiva. 

Y cuando te hablo de personas, me refiero al perfil del cliente ideal para tu negocio. 

Tú seguramente tienes una base de contactos, ¿verdad?

Una buena forma de identificar uno o más perfiles es realizar investigaciones con dicha base e intentar conocerla mejor. 

Averigua sus informaciones demográficas, hábitos de consumo, objetivos, retos y necesidades. 

De este modo, logras equilibrar tu estrategia con las expectativas de tu público.  

5. Define objetivos, estrategias y metas

Define objetivos, estrategias y metas

Lo ideal es que elabores un objetivo es elabores un objetivo estratégico principal y lo dividas en objetivos tácticos 

Esos objetivos derivados deben integrarse a un plan de acción que garantice su cumplimiento. 

Para fijar las metas con más facilidad, es interesante usar el método S.M.A.R.T, desarrollado por Peter Drucker

Su propuesta considera la adecuación de la meta dentro de cinco elementos para convertirla en inteligente:

  • Specific (Específico): la meta debe ser lo más clara posible

  • Measurable (Mensurable): debe poder medirse en cualquier momento

  • Achievable (Alcanzable): debe reflejar la realidad

  • Relevant (Relevante): debe agregar valor y contribuir a que el objetivo se cumpla

  • Time-based (Basada en el tiempo): debe tener un tiempo definido para su ejecución. 

6. Planea la acción

Es hora de materializar tus objetivos y metas. 

Para garantizar que sean realizados, debes definir los caminos que vas a recorrer para llegar al lugar que te planteaste. 

O sea, planear la ejecución de las estrategias, tu plan de juego. 

Sea una acción o varias, lo importante es que influencien positivamente el cumplimiento de las metas y que tengan bien definida cuál acción, cómo y quién va a realizarla, 

7. Monitorea y evalúa los resultados

Con el plan montado y las estrategias en juego, es necesario que monitorees y evalúes constantemente los resultados obtenidos. 

De allí viene la importancia que la meta sea fácilmente medible. 

Lo que hace posible identificar aquello que está funcionando, bien como las fallas en determinada acción.

Esto permite ajustes y optimizaciones para evitar perjuicios. 

En este aspecto, el marketing tiene una ventaja en relación a los medios tradicionales. 

Es que las herramientas que hay en el mercado suministran datos precisos sobre el desempeño de las acciones. 

Por ejemplo, los instrumentos de web analytics permiten el acceso a datos exactos sobre el comportamiento de los usuarios en tu sitio.   

Mediante estos, es posible identificar las páginas con más accesos, tiempo de permanencia, cantidad de visitas provenientes de determinado enlace, entre otras informaciones que ayudan a orientar el proceso. 

Planificación Estratégica versus Planificación Personal 

Planificación Estratégica versus Planificación Personal 

Para que tu planificación estratégica sea bien ejecutada, debe estar relacionada a otros tipos de planes también. 

Uno de ellos es la planificación personal.

No es difícil entender la razón. 

Tú tienes un ciclo y la empresa tiene otro. 

Lo que quieres que suceda dentro de 5 o 10 años puede ser dividir el negocio con un socio, en vez de administrarlo tú solito, por ejemplo. 

En ese proceso de planear lo que quieres en el ambiente personal, tú vas a lograr identificar puntos que se ligan a la planificación estratégica de tu negocio y qué influencia ejercen en la gestión de ambos. 

Fíjate que uno está vinculado al otro, aunque funcionen de manera independiente. 

Comienza hoy mismo a capturar leads con Klickpages

Comienza hoy mismo a capturar leads con Klickpages

¿Estás dispuesto a invertir en tu presencia digital?

Esa es una excelente decisión.

Por internet es más fácil conversar con tu público, que seas visto y puedas despertar interés por aquello que ofreces. 

Si todavía no utilizas tu sitio o blog para capturar leads (qué es lead), estás perdiendo una oportunidad. 

Klickpages es tu compañero ideal. 

Fíjate en los tres pasos para crear tu página de aterrizaje

  1. Elige tu modelo: conoce las alternativas de alta conversión demostrada mediante pruebas.

  2. Customiza la página: edita los textos, colores e imágenes, además de ocultar los elementos que no sean útiles.

  3. Publica: finalmente, falta sólo publicar tu propio dominio, sin costos adicionales de hospedaje.

Conclusión

Planificación Estratégica Conclusión

No hay duda que la planificación estratégica es un importante paso para que tu negocio pare de apagar incendios y se establezca de manera fuerte y positiva en el mercado. 

Dada el alto nivel de competencia en el mercado actual, no se puede más correr tantos riesgos de equivocarse. 

Es precisamente a esa situación que se sujeta el gestor que decide, sin las debidas bases, que se proyecta el futuro sin considerar el pasado. 

No caigas tú también en esa trampa.

Para calificar tus resultados, no te olvides de adecuar las metas, de acuerdo a la realidad de tu empresa. 

A esa hora, el marketing digital te da una mano, así como Klickpages. 

Planificación – Control – Organización – Disciplina

Sólo así las estrategias podrán cumplir los objetivos. 

Y quien sale ganando eres tú.

¡Acá te espero nuevamente!

COMPARTILHE NAS REDES SOCIAIS!

Sobre o Autor

Hugo Rocha é co-fundador da Ignição Digital e do Klickpages. Já atuou diretamente nos bastidores dos maiores lançamentos digitais do Brasil. Atualmente está a frente da equipe de tráfego e crescimento da Ignição Digital e Klickpages liderando pessoalmente mais de R$ 4 milhões de reais em investimento em tráfego nos últimos 12 meses com ROI acima de 300%.