Qué es Plan de Marketing y un Modelo de Cómo hacer el tuyo

¿Qué necesita un plan de marketing para ser perfecto?

Antes de comenzar a detallar la estrategia de la empresa, esa una cuestión que suele ser la líder de las preocupaciones. 

Pero no tengas prisa, pues estoy hablando solamente de una de las etapas del plan de marketing – que no es la inicial. 

Como lo explico en este artículo, el primer paso es entender la validez del instrumento. 

Puede parecerte obvio a primera vista, pero ¿será que de veras lo ves como una inversión y no como un costo?

Es más: ¿sabes exactamente qué es un plan de marketing en una empresa y para qué sirve?

Como tus dudas merecen respuestas, preparé una guía completa sobre el asunto. 

Vas a ver a partir de ahora, todo aquello que gira alrededor de tu estrategia de divulgación y atracción de clientes. 

Vamos a entender juntos porqué el éxito de tu negocio depende de ese ejercicio y a aprender cómo elaborar un plan de marketing de principio a fin.

Cuando concluyas este artículo, tendrás contigo un conocimiento que puede marcar toda la diferencia. 

¿Listo para usar el poder del marketing a tu favor? 

Entonces, ¡vamos!

¿Qué es plan de marketing?

Qué es plan de marketing

Plan de marketing es un documento en el cual una empresa detalla su estrategia de divulgación, enfocada en una marca, un producto o un servicio.

El instrumento contiene las acciones que van a realizarse para alcanzar determinados objetivos. 

Como todo en la vida de un negocio, una buena planificación es esencial para lanzarse al mercado y volverse más conocido, reforzar la autoridad o atraer clientes.  

Sea cual sea tu objetivo, el marketing cumple una función muy importante. 

Por lo tanto, es necesario planificar. 

El papel de esta herramienta es prever las acciones prioritarias para llegar a las metas. 

Además, claro, tiene el reto de adecuarlo al presupuesto reservado para esa área. 

Si existe el deseo de aumentar la participación en el mercado, por ejemplo, es difícil hacerlo sin detallar cómo será ese proceso. 

¿Será por medio de publicidad en periódicos, revistas, o a lo mejor en la televisión?

¿Pensaste en una estrategia a largo plazo, produciendo contenido optimizado para encontrarlo en Google?

¿Vas a realizar eventos, distribuir panfletos, impulsar publicaciones en Facebook o invertir en enlaces patrocinados?

Cualquiera que sea el camino, la acción debe estar presente en un plan de marketing bien hecho. 

Bueno, ahora ya entendiste qué es el plan. Pero, ¿por qué es importante?

Voy a explicártelo en el próximo tópico. 

¿Por qué hacer un plan de marketing?

Por qué hacer un plan de marketing

Hacer un plan de marketing es importante para optimizar tu inversión. 

La herramienta describe lo que será hecho, cómo, por cuáles medios, con qué gastos y de qué forma serán medidos sus resultados. 

El plan de marketing permite que el gestor tenga una visión amplia sobre su estrategia. 

Como lo puedes notar, el documento no existe sin acciones estructuradas y ordenadas, con principio, medio y fin.

Ahora, si quieres saber para qué se destina, no existe una única respuesta. 

A fin de cuentas, todo va a depender de tu estrategia. 

Pero, de forma general, te puedo decir que un plan de marketing sirve para:

  • Elevar la consciencia que se tiene de la marca y tu autoridad en el mercado

  • Atraer nuevos clientes, fidelizar a los actuales y recuperar a los antiguos

  • Aumentar las ventas, la facturación y el lucro del negocio

  • Divulgar o presentar productos y servicios, nuevos o no. 

Para cada uno de esos objetivos, una serie de acciones puede ser propuesta. Y todas ellas deben estar descritas de manera detallada en tu plan. 

Por ejemplo, para lanzar un nuevo producto en el mercado, puedes invertir en publicidad, promover un evento online u offline, publicar en el blog o en las redes sociales y presentar un webinar, entre otras posibilidades. 

Lo que importa es no hacer marketing a la deriva, sin pensar, sin proponer, sin medir. 

Por todo eso, tú necesitas contar con un buen plan. 

Ventajas

Ventajas

Seguramente ya identificaste varios puntos positivos en el plan de marketing y ahora tienes buenas razones para elaborar el tuyo. 

Pero para reforzar lo que ya aprendiste hasta aquí, fíjate en las principales ventajas que este instrumento ofrece:

  • Ayuda a la empresa a definir prioridades y a optimizar el presupuesto

  • Permite promover acciones más eficaces, con mejores resultados y por los menores costos

  • Comunica al público interno sobre los rumbos que tu negocio pretende seguir

  • Comunica al público externo que existe el compromiso en solucionar sus necesidades

  • Favorece tomar decisiones de manera anticipada

  • Es un instrumento de gestión de errores, ya que también estos deben estar previstos en el plan

  • Genera resultados a largo plazo, lo que hace que la estrategia sea sostenible. 

Entonces, ¿vamos a la práctica?

Las etapas del plan de marketing

Las etapas del plan de marketing

Hay tres etapas básicas en la construcción de un plan de marketing.

La primera, la más obvia, consiste en la planificación propiamente dicha.

Pero es importante que las acciones previstas no se queden en la hoja de papel. 

O sea, debes ir a la segunda etapa, que es implementar lo que planeaste. 

Sólo que de nada sirve lanzar las acciones al viento, sin saber hacia dónde van y a quién van a alcanzar en el camino. 

Eso nos lleva a la tercera etapa, la evaluación de los resultados. 

No vale la pena planear e implementar, si las acciones no conducen a nada. 

El plan de marketing existe para optimizar tus recursos, tanto de tiempo como de dinero. 

Entonces, sigue todas las etapas, no excluyas ninguna. 

Ya te hablo más sobre cada una de ellas. 

Planificación

Es la parte más importante del plan de marketing. Y también la más trabajosa. 

Todo lo que hagas aquí, va a repercutir directamente en las etapas posteriores. 

Este es un momento en el que es necesario darle una mirada a la propia empresa y al mercado. 

Tienes el compromiso de conocer quiénes son tus clientes y también a tu competencia, lo que todos ellos quieren y cómo se comportan. 

A partir de allí, debes evaluar sus puntos fuertes y los débiles. 

Esto te dará una idea más clara sobre los objetivos que deseas y las acciones que debes proponerte para alcanzarlos. 

A propósito, para esta etapa, es imprescindible diferenciar los conceptos de objetivo y meta, pues vas a trabajar con los dos.

O sea, hay que comprender que las metas son tareas específicas para llegar a los objetivos. 

Por ejemplo, si quieres elevar la autoridad de tu marca (objetivo), tendrás que crear una estrategia de marketing de contenido (meta), lo cual exige hacer un blog y buscar redactores calificados (acciones).

La etapa de planificación está dividida en siete fases que son:

  1. Sumario ejecutivo

  2. Análisis del ambiente

  3. Definición del público objetivo

  4. Definición de la posición en el mercado

  5. Definición de la marca

  6. Definición de los objetivos y metas

  7. Definición de las estratégias de marketing.

Implementación

Implementación

Si hiciste bien tu “tarea de casa” y entendiste la etapa de planificación, te será más fácil el comprender el proceso de implementación.

En tal caso, es suficiente que coloques en práctica la estrategia cuidadosamente definida en el paso anterior. 

Es decir:

  • Cuál va a ser la acción

  • Dónde va a realizarse

  • Quién va a realizarla

  • Cuánto va a costar

Pero atención: al aplicar lo que escribiste en la hoja de papel, no dejas de tener el compromiso de lograr que el plan funcione. 

No basta lanzar las acciones y cruzarse de brazos. 

Si algo no sale como te gustaría, es necesario que hagas los ajustes de acuerdo a lo que quedó previsto en la etapa de la planificación. 

Puedes notar que durante la implementación, ya se da paso a la tercera etapa del plan, que consiste en la evaluación.

Evaluación

No puedes dejar que el plan llegue hasta el final, sin darte cuenta que planeaste mal e implementaste peor aún. ¿Cierto?

Por eso, la etapa de la evaluación debe empezar de manera simultánea a la implementación. 

Este es un esfuerzo que te permite tomar más medidas preventivas que correctivas para la adaptación de la estrategia, lo cual siempre ayuda a minimizar los daños. 

Si puedes priorizar el uso de herramientas de marketing, mejor.

Es importante saber que “lo que no se mide, no se puede mejorar”, como decía William Deming.

Ya hablamos aquí en el blog que una de esas métricas es el ROI, la cual revela la tasa de retorno sobre la inversión. 

Si logras identificar cuánto gastaste y cuánto ganaste con una determinada acción de marketing, por ejemplo, puedes aplicar la fórmula del ROI tranquilamente. 

Pero hay varias otras, como el costo por lead, la tasa de clics y de conversiones, por citarte algunos ejemplos. 

Importante: hay herramientas de gestión que pueden ser utilizadas en la construcción de tu plan de marketing. 

Vale la pena que conozcas el Ciclo PDA y el 5W2H, entre otros.

En ambas encuentras respuestas para elaborar, ejecutar, monitorear y corregir los resultados de tu estrategia. 

Modelo de cómo hacer un plan de marketing

Modelo de cómo hacer un plan de marketing

Para construir un modelo de plan de marketing, vas a necesitar:

  • Realizar un estudio del mercado

  • Estudiar el perfil del cliente ideal

  • Analizar la competencia

  • Definir y detallar la estrategia

  • Establecer una cronología de acciones

  • Aplicar, monitorear y evaluar los resultados.

¿Estás listo para empezar? Entonces, voy a explicarte cada una de esas tareas. 

Haz un estudio del mercado

Haz un estudio de mercado

Una investigación  del mercado es siempre un punto de partida para un buen plan de marketing. 

O sea, es una especie de reconocimiento del terreno que estás “pisando”. 

En sus versiones cualitativa y cuantitativa, la herramienta responde quiénes y cuántos son los que compiten contigo en el mercado.

Los posibles socios y los que pueden interesarse en lo que ofreces. 

Cuantitativa

Como su nombre lo indica, en la investigación cuantitativa del mercado, lo que importa son los números. 

¿Qué tamaño tiene tu público objetivo?

Ese es un ejemplo de pregunta que el instrumento se propone responder. 

¿Otra?

¿Cuántos forman el grupo de tu competencia directa e indirecta?

Fíjate que siempre hay una idea de medida, no de calificación del objeto de estudio, como es el caso de la otra metodología de investigación. 

Cualitativa

Para construir un buen plan de marketing, no basta saber cuántos son. 

Es fundamental saber quiénes son tus clientes, socios y competidores. 

La investigación cualitativa responde cómo estos se comportan, lo que piensan, por lo que se interesan, qué hábitos tienen, entre otros aspectos que ayudan a trazar un perfil definido del mercado. 

Permite, entre otras cosas, identificar la percepción del cliente sobre tu empresa y las demás, así como analizar la forma en que la competencia funciona y trabaja. 

Todo eso genera informaciones valiosas para establecer objetivos, metas y acciones en tu plan de marketing. 

Entiende quiénes son tus clientes (y personas)

Entiende quiénes son tus clientes (y personas)

Con las informaciones obtenidas en la investigación del mercado, vas a tener datos suficientes para conocer a fondo tu público objetivo. 

Ahora, es el momento de depurar esas informaciones. 

Por ejemplo, desde el punto de vista cuantitativo, primero identificas a todos los que se interesan directa o indirectamente en lo que ofreces. 

Ese es el tope del embudo de ventas

Luego, entra en acción el aspecto cualitativo de tu estrategia, de manera que reconozcas a los clientes en potencia, generando leads que van a ser nutridas hasta que parte se transforme en clientes efectivos. 

Todo eso depende del tratamiento que les das, tanto en la forma como te comunicas como en la manera que solucionas sus problemas y dolores. 

Para acertar, tus acciones deben enfocarse en el perfil de tu cliente ideal, también llamado de persona

O sea, debes profundizar el estudio de tu público objetivo para que puedas delimitar un individuo que reúna las características ideales.

Y entre estas suelen estar género, edad, renta, profesión, hobbies, intereses, hábitos de consumo, entre otras informaciones de valor. 

Analiza a tu competencia

No te canses todavía. 

Ahora es la hora de hacer un nuevo análisis. Esta vez, dirigido a tus competidores. 

Nuevamente, debes valerte de las informaciones colectadas en la investigación cualitativa para reconocer cómo se comportan, en lo que son mejores y en lo que se muestran inferiores a ti. 

Fíjate entonces que se trata de un análisis comparativo. 

Y lo mejor de todo es que puedes usar un instrumento perfecto para realizarlo. 

Y es nada más y nada menos que el Análisis SWOT que puede traducirse al español como FODA, un acróstico de Fuerzas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas. 

Son exactamente los cuatro puntos evaluados en esa relación entre tus principales competidores del mercado y tú. 

Define tu estrategia y acciones

Define tu estrategia y acciones

Al llegar hasta aquí, tienes ya informaciones suficientes sobre el mercado para identificar cuáles deben ser tus objetivos, qué metas te llevan hasta ellos y cuáles son las acciones que debes ejecutar. 

Entonces, ¿qué tal hacer los apuntes de todo?

Comienza estableciendo un objetivo general, más amplio, como “tener 30% de participación en el mercado”, “aumentar la facturación a 12% en 10 meses” o “llegar al tope de Google en las principales palabras clave relacionadas a tu actividad”. 

Después, parte hacia las metas, las que van a indicar los atajos que puedes tomar para llegar finalmente a los objetivos. 

Ejemplos de metas pueden ser: crear un blog, hacer una campaña en las redes sociales, disparar una acción de email marketing, y demás. 

Dedícate a las acciones que se enfocan en detalle cada meta. 

Por ejemplo, para crear un blog, vas a necesitar adquirir un dominio, montar un layout, preparar un calendario editorial con agendas, producir contenidos interna o externamente, y a lo mejor, contratar profesionales. 

No ahorres esfuerzos en esta etapa. 

Elabora una lista con todo lo que te parezca interesante para promover tu estrategia. 

Después, tu trabajo va a ser depurar esa relación, centrándote en las acciones más efectivas que sean posibles según el presupuesto que tengas par marketing. 

Estabelece un calendario

Definir un calendario con las acciones que determinaste en el paso anterior es una forma de organización, pero no solamente eso. 

Trabajar con plazos es más productivo, pues evita que una determinada tarea caiga en el olvido. 

Además de eso, el reto para cumplir lo que está previsto, no deja de ser un ingrediente importante de motivación. 

Si el equipo está motivado, los plazos pueden funcionar como forma de envolvimiento, siempre que no haya una petición exagerada, por supuesto. 

Entonces, un ojo en el calendario y otro en el equilibrio. 

Verifica los resultados

Esta última etapa fue incentivada lo bastante durante el artículo. 

Pero vale recordar: no dejes de evaluar si tu plan de marketing está funcionando como te lo propusiste, o si es necesario corregirlo. 

El diagnóstico va a ser más fácil, si te concentras en el objetivo y en las metas para alcanzarlo. 

Crea ya tu página de aterrizaje y comienza a vender

Una página de aterrizaje es una página de conversiones. 

Por su medio vas a conducir al usuario a la acción. 

En marketing digital, sea cual sea tu estrategia, vas a necesitar una página de aterrizaje cuidadosamente elaborada. 

Si quieres un clic, un download o una venta, debes trabajar esas acciones, y la página de aterrizaje justamente cumple tal función.

Para hacerlo, mira lo que no puede faltar:

  • Título llamativo

  • Una página más limpia y objetiva, sin distracciones

  • Recursos visuales añadidos bajo ciertos criterios

  • Formulario de contacto simplificado

  • Oferta destacada

  • Contenido de calidad

  • Call to Action – CTA, o llamada a la acción.

Si necesitas una ayudita, es mucho más fácil crear tu página de aterrizaje con una herramienta completa como Klickpages

Son tan sólo tres pasos para construir la tuya:

  1. Elige tu modelo: conoce las alternativas de alta conversión demostrada mediante pruebas.

  2. Customiza la página: edita los textos, colores e imágenes, además de ocultar los elementos que no sean útiles. 

  3. Publica: finalmente, falta sólo publicar tu propio dominio, sin costos adicionales de hospedaje.

Fácil, práctico y funcional.

Conclusión

Plan de Marketing Conclusión

Viste en este artículo lo que es el plan de marketing y porqué debes construir uno para alcanzar los objetivos de tu empresa. 

Queda claro que por los consejos que te di, es un documento indispensable para guiar tu negocio al éxito. 

Y como la vida es cada vez más online, centra tus acciones en el marketing digital con conocimiento, habilidad y sabiduría. 

Eso incluye entender claramente quién es tu cliente y lo que este desea, así como la forma en que tu competencia ha intentado destacarse en el mercado. 

Con todo listo, falta poner en práctica tu estrategia y evaluar cómo se desarrolla. 

Pon atención a los detalles y esmérate en tu página de aterrizaje. No te olvides de una buena CTA. 

Los resultados vendrán naturalmente.      

¡Nos vemos muy pronto por acá!                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                             

COMPARTILHE NAS REDES SOCIAIS!

Sobre o Autor

Hugo Rocha é co-fundador da Ignição Digital e do Klickpages. Já atuou diretamente nos bastidores dos maiores lançamentos digitais do Brasil. Atualmente está a frente da equipe de tráfego e crescimento da Ignição Digital e Klickpages liderando pessoalmente mais de R$ 4 milhões de reais em investimento em tráfego nos últimos 12 meses com ROI acima de 300%.